*Retienen productos a comerciantes que vendían carne en proceso de descomposición*

Crónica Roja, julio 21, 2020



Vendiendo carne en proceso de descomposición, sin medidas de seguridad ante el Covid-19 e infringiendo las disposiciones del COE Nacional, se encontraron a comerciantes en la parroquia Eloy Alfaro.

Ante esto, personal municipal, Fuerzas Armadas y Policía Nacional realizaron un estricto control en la zona. Allí se llevó a cabo la retención de productos que se vendían de manera informal, ilegal y lo peor: sin normas de higiene en medio de la pandemia.

Cabe aclarar que los productos fueron retenidos (24 horas) y guardados en las bodegas frigoríficas del mercado Los Esteros, debidamente contabilizados y pesados.
Después, la dirección de Mercados del GAD Manta continuó con el procedimiento, en el que se hizo firmar un acta de acuerdo y compromiso a cada comerciante.

Diana Cevallos, directora de Control Territorial de la Alcaldía Ciudadana de Manta, señaló que las medidas de bioseguridad, las disposiciones de orden y del COE Cantonal han sido socializadas con los comerciantes y en su mayoría acatadas.

“Sin embargo, también tenemos quienes se han acostumbrado a no querer acatar las disposiciones. Entendemos la necesidad de todos, pero sobre todo debemos ser responsables con la salud y el bienestar de la ciudadanía. No podemos permitir que mientras tenemos comercios cerrados, dispuestos a aplicar y seguir todas las regulaciones, hayan personas que falten el respeto y pongan en juego la salud de todos”, sostuvo Cevallos.

También recalcó que la intención no es coartar el derecho al trabajo sino hacer prevalecer el ordenamiento y recordar que nos encontramos en tiempos donde la salud es lo primero.

Además, se recuerda a la ciudadanía que los domingos no hay atención en mercados y comercios por disposición del COE Cantonal.

*DATO*
Un total de seis comerciantes en triciclos vendiendo pescado, cárnicos y legumbres fueron sancionados con la retención de sus productos. Ellos firmaron un acta de compromiso para no volverlo hacer e inmediatamente se les devolvieron sus víveres, a excepción de la carne en mal estado.